Cómo pasé de estar en España sin dinero, a trabajar en pleno centro de Copenhague ganando 14.500 dkk y SIN SABER IDIOMAS

copenhague helado

“¡Qué suerte tienes macho que te has ido a Copenhague!” 

No paro de escuchar esta frase. 

Y la verdad es que con el paso de los años cada vez creo menos en la suerte. 

Hoy quiero contarte de una manera sincera y objetiva a la vez mi historia y uno de los grandes retos que he superado. Y no será el último seguro. 

El día que cambió descaradamente mi vida.

Toma un café y pon atención 😉. 

Un antes y un después 

Toda mi juventud fue digamos standard: repetí bachiller y decidí salirme del instituto, estuve trabajando en almacenes de verduras, la construcción y la hostelería.

Me compré un coche a los 18. Salía de copas con los amigos, con chicas,  jugaba al fútbol, al póker, montaba en bicicleta y bueno las cosas que hacen los jóvenes.

Bueno, algunos de ellos :D.

La verdad que soy un ser jodidamente inquieto y un “saco de nervios” 😀. 

Enrique Heras López

Un día de verano del 2014, como muchas otras veces, andaba tomando unas cervezas. En la noche, tuve una discusión con mi primo y no se me ocurrió otra cosa que subirme a mi coche con dos amigas más y ponerme a casi el doble de velocidad por una vía urbana… 

Como imaginarás, pues tuve un accidente en una curva.  

Doy gracias a que a mis amigas ni a nadie les pasó nada. 

Pero a mí sí me pasó y no me refiero físicamente. Llegué a mi casa tan avergonzado de mí mismo, que incluso tuve pensamientos suicidas…

Pero lo que realmente pasó fue una bendición para mí. En serio. 

Cuando ocurren ciertas cosas en tu vida, tienes que ser capaz de leer las señales que la vida te está mandando. 

Con mi coche y dos más siniestros, una multa y la retirada del carnet puse fin a la etapa desenfrenada y sin sentido que estaba llevando.  

Enterré a un viejo Enrique y nació otro nuevo.

La mayoría de personas actuamos desde el dolor. Es decir, cuando todo va aparentemente bien (o al menos eso piensas) no mueves un dedo para hacer nada. Sigues y sigues en piloto automático sin cuestionar lo que haces.

¿No te suena familiar?

Hasta que llega un suceso duro que te hace reaccionar y desmontas la estructura de tu vida.

Mucha gente lo hará para bien y otros cambiarán para mal. Más aún. 

No me arrepiento de nada en mi vida. Pienso sinceramente, que todo ocurre por algo y si has cometido errores pues aprende de ellos. No los repitas una y otra vez.

No hagas nada y el precio que pagarás a largo plazo será mayor

Empezar de nuevo en Copenhague

 

“Nunca podríamos aprender a ser valientes y pacientes si solamente hubiese alegría en el mundo.-Helen Keller.” 

Meses después del desastre, recibí de pronto una llamada de mi tía en Dinamarca:

¿quieres venirte a vivir y trabajar a Copenhague? 

No me lo pensé ni un segundo. ¡A viajar!

Aeropuerto Málaga camino a Copenhague - Dinamarca
Me fui con una mochila de deporte con algo de ropa y 50 euros.

 

Desde entonces, todo fue a mejor.

Mejoré y crecí en TODOS los aspectos de la vida. Pero a mi nadie me regaló nada.

Me dieron una herramienta que sólo YO tenía que aprender o no a usar.

Dinamarca es un lugar totalmente distinto a Andalucía

  • Pocas horas de sol y bastante más frío.
  • Un idioma (danés) que no se parece en nada al español y menos al andalú :D.
  • Cultura de vida radicalmente distinta. Los daneses son caseros, puntuales, cuidan los animales (aquí no verás un perro abandonado en la calle) y en general un poco “cerrados”.
  • Copenhague está en el top de la ciudades con más calidad de vida del mundo y por tanto de las más caras.
  • Pese a ser una capital, es extremadamente tranquila. Sin ruidos apenas ni los pitos típicos que se oyen en todos los atascos de la mayoría de capitales del mundo (Dinamarca tiene una fuerte cultura de bicicleta, como Ámsterdam. Hay 5 bicicletas por cada coche aquí. Todo el mundo tiene un bici :D)

No es nada fácil adaptarse a esto. Te aseguro que he conocido a varias personas en estos años que han salido huyendo de aquí, incluso con mejores condiciones y oportunidades que las mías. El invierno danés asusta :P.

Jardín en kastrup nevando
Jardín de mi casa

Sin embargo, sorprendido de mi mismo, me adapté muy bien. ¡Descubrí que soy un verdadero camaleón!

Cuando tienes ganas de aprender, de mejorar como persona, de comerte la vida, de apreciar los pequeños detalles (como estar en la ventana viendo nevar en la foto de arriba, sin pensar en nada) nada te para. Eliminas las excusas.

¿Dónde trabajar sin saber decir “hola”?

Mis tios tienen una pequeña tienda por más de 30 años en el centro de Copenhague, pero sin saber ni decir “hola” en danés poco iba a hacer ¿verdad?

Durante un año más o menos estuve ayudando a reponer, comprar mercancías y lo que hiciera falta en el kiosko. Mientras, los fines de semana hacía extras en un restaurante argentino justo enfrente.

Mi inglés era macarrónicamente malo, pero para llevar platos y limpiar mesas no hace falta saber idiomas (aunque mínimamente, tendrás que comunicarte con la gente no? :D)

Había días que juntaba las horas en la tienda con las del restaurante y terminaba realmente reventado.

Sin embargo, aunque no trabajaba cara al público, siempre estuve poniendo la oreja a lo que hablaban los clientes, tomando notas y por la noche, traducía con el google translate en casa.

Así poco a poco hasta que mi tía me “soltaba” sólo en la caja. En la boca del león. Y obviamente, de esa manera me fuerzo a aprender, porque si no me quedaré en vergüenza sin saber responderle a los clientes jajaja.

En poco más de año y medio, ya era capaz de vender solo en la tienda y a día de hoy, a pesar de que no hablo danés ni inglés perfecto, trabajo sin ningún problema en el negocio.

Para mí es un verdadero logro conseguir eso. Aunque reconozco que soy un persona poco vergonzosa y bastante valiente para enfrentar los retos.

Conozco a gente que llevan aquí años y apenas pueden mantener una conversación básica.

Pon interés a aquello que quieras conseguir y llegarás lejos.

Pocas cosas son imposibles en esta vida.

Enrique Heras en bicicleta - Copenhague
Feliz con mi bicicleta

Quiero aclarar que, obviamente la ayuda que me brindaron fue clave. No te estoy insinuando aquí que tomes un avión con lo puesto y viajes a Dinamarca que todo será fácil. Hay individuos que lo han hecho, pero es “alto riesgo” no apto para cualquiera. Cada quién tiene sus propias opiniones y todas son respetables para mi.

CONCLUSIÓN

Absolutamente todo lo que pase en tu vida será como tú lo veas, como tú creas que es. Tu responsabilidad.

El agua hace flotar el barco, pero también puede hundirlo. 

En Dinamarca o el norte de Europa puedes vivir bien o mal, tiene su lado bueno y su lado malo. Pero al fin y al cabo, la felicidad se lleva por dentro.

El exterior influye desde tu única perspectiva. 

A mi me funcionó el cambiar radicalmente de país, sobre todo en mentalidad. Viajar te enriquece.

Un simple cambio de hábitos puede hacer milagros. No existen las excusas, sino echa un vistazo a este post y compruébalo.

Nunca olvides que el timón de tu vida lo manejas tú y debes trabajar en ello. Lo quieras creer o no ;).

 


Y ahora, comparte conmigo aquí abajo en los comentarios si has pasado un situación similar o cualquier cosa que quieras contarme, tirarme tomates o lo que quieras ;).


Y ni se te pase por la cabeza irte sin suscribirte al blog y enterarte de to’lo nuevo cada semana (suelo mandar por correo más cositas útiles para mis lectores):

Facebooktwittergoogle_plusmail
Rating: 5.0/5. From 1 vote.
Please wait...

9 Replies to “Cómo pasé de estar en España sin dinero, a trabajar en pleno centro de Copenhague ganando 14.500 dkk y SIN SABER IDIOMAS”

  1. Enrique, tienes toda la razon del mundo macho, leyendote he visto mi pasado y es muy parecido ( quitando lo del accidente de coche ) mas parecido a cuando sales de españa y te das cuenta que cambias por completo… Yo a los 19 salí de murcia a Reino unido y aqui llevo 4 años ya.. y estoy en la misma que tu queriendo crear mi blog y a parte estoy estudiando la profesión de trader, espero que te vaya todo bien maquina!

    Rating: 5.0/5. From 1 vote.
    Please wait...
    1. Gracias Jonatan!

      Yo mi esencia no la he perdido, eso sí el acento a la hora de hablar se ha transformado en un español “neutro” por así decirlo ajjaja me confunden mucho con argentino aquí.

      Estuve en Londres hace un año y pico ya, ¿en que parte estas?

      Rating: 5.0/5. From 1 vote.
      Please wait...
  2. Ya somos dos, ingles totalmente en español jaja, estoy en coventry, es una ciudad mucho mas pequeña que londres y mucho maa barata jaja

    Rating: 5.0/5. From 1 vote.
    Please wait...
  3. Montaña Hernandez dice: Responder

    Muchas gracias por este post! Nos ha encantado, lo publicamos también en nuestra página de Facebook “Bienvenido a Copenhague”
    @bienvenidoacph

    Rating: 5.0/5. From 1 vote.
    Please wait...
    1. Genial que te haya gustado 😀 y muchas gracias a ti por compartir 😉

      Rating: 5.0/5. From 1 vote.
      Please wait...
  4. Me encanta lo que dice y como lo dices. Tu esfuerzo y tu valentía son lo realmente importante. La historia que nos cuentas es muy interesante, es un ejemplo de sencillez y de superación. Gracias por compartirla.

    Rating: 5.0/5. From 1 vote.
    Please wait...
    1. Gracias Gemma!

      al final que sentido tiene la vida si no es superarse cada día?, aunque sea con cosas sencillas 😀

      Un saludo

      Rating: 5.0/5. From 1 vote.
      Please wait...
  5. No hay mal que por bien no venga. Qué importante es darse cuenta de los errores que uno puede estar cometiendo; y qué valiente e inteligente es ponerle fin a ellos y evolucionar hacia un ser del que uno mismo se sienta orgulloso. Muy de acuerdo con tus conclusiones. Muy interesante tu historia de superación personal; ¡bravo Enrique!

    No votes yet.
    Please wait...
    1. Esa es la verdadera valentía bro!

      Un gran saludo! Nos vemos pronto 😉

      No votes yet.
      Please wait...

Deja un comentario