El precio de que no hagas nada por cambiar tu vida

¿Alguna vez te has parado a pensar las jodidas consecuencias de tu inactividad actual? 

Y no me vengas ahora con “oye que yo trabajo” o “sii me muevo, ando todos los días 500 metros al súper” 

No, no me refiero sólo a inactividad física, sino a inactividad VITAL. 

¿Tiene sentido que vivas sin pasión y sin metas?

Cambiar de vida

¿Es lógico gastar toda tu energía en algo que no te beneficia en absoluto?

Sigue leyendo y vas a descubrir cómo evitar la catástrofe a partir de hoy mismo 😉. 

 

¿Dónde te encuentras ahora mismo? 

Excava el pozo antes de que tengas sed. 

 

Al fin de una puñetera vez no estamos dando cuenta de que el discurso:

Estudia->consigue un empleo fijo->hipotécate->ten hijos->ahorra (ja) y jubilate con una merecidísima pensión de 600 euros, sencillamente está OBSOLETO. Esto “funcionó” hace décadas, estamos en otra era ya. Aunque te duela reconocerlo.  

Pero puede que no sea tu caso, cada quién es un mundo. 

Puede que tengas un buen trabajo, un buen sueldo y sin hijos ni preocupaciones. Sin embargo, te sientes en un espiral rutinaria que te abuuurre profundamente. Quieres acción, quieres hacer cosas con sentido.

¿Odias los lunes? ¿Te cuesta levantarte o dormir? ¿Tienes poca energía para hacer lo que realmente te gusta? Algo lógicamente va mal entonces. Algo debes cambiar. 

No huyas de nada. Vivimos una vida acelerada y distraída, pero intenta pararte a pensar en ti, en tu entorno y en tu vida profundamente.  

¿Realmente tienes la vida que quieres tener? ¿Tienes poder de decisión? 

Probablemente, estás deseando salir de la carrera de la rata

No debes sentirte mal por ello. Simplemente reconócelo, porque para cambiar algo, primero hay que saber el qué. 

 

CAMBIAR. Esa palabra que tan poco le gusta a tu cerebro. 

-“Fuiste muy valiente Enrique al irte de tu pueblo y emprender una nueva vida”. 

Es una frase que he escuchado varias veces estos años, pero déjame que te diga una cosa: 

¿Valiente? Yo hice algo natural del ser humano, yo escuché a mi cuerpo, actué. 

Emprendí desde la nada. 

Valientes son los que tienen cojones de levantarse un día sí y otro también para trabajar en algo que no les gusta, para vender su tiempo cinco días a la semana y vivir dos, para dejarse el físico y no ver apenas una recompensa. Para trabajar un mes entero y que te sobren 20 euros que los usarás para emborracharte el fin de semana y evadirte de la m… de vida que tienes.  

ESO ES SER MUY VALIENTE. 

Por esta razón, tantísima gente juega a la lotería. Están tan exhaustos de trabajar, que ni siquiera se paran a pensar cómo podrían cambiar su situación. Su cerebro dice: “¿Cómo? Después de un día reventando sirviendo cafés yo no tengo ganas de pensar en nada, compra un boletico que cuando nos toquen los millones se habrá solucionado todo”… Nada más lejos de la realidad. 

Tener una mente pobre no lo soluciona inyectar más dinero. Te lo digo por experiencia 😀. 

¿Crees que existen las varitas mágicas?  

En la época de nuestros abuelos/bisabuelos, muchos no tuvieron oportunidad de ir a estudiar, había mucha pobreza y muy pocas oportunidades. NO HABÍA INTERNET. 

Si a día de hoy tienes los cojines de decir que no tienes oportunidades… ¡es que no tienes vergüenza! Menos que un gato en una matanza.

Piensa en ti, porque nadie lo hará.

No ha habido mejor momento en la historia que el actual.  Lo que sea que quieras hacer o aprender, lo tienes muy fácil con internet. Sólo tienes que estar dispuesto a ello y ponerte las pilas.

Montar un blog es jodidamente sencillo.

Tienes que empezar por asumir que TÚ y sólo TÚ eres el responsable de tu vida. 

Sé que esto te cuesta entenderlo. Te han acostumbrado desde pequeñ@ a quejarte y a buscar responsables siempre fuera. Así que, en el momento en que seas consciente de ello, verás la vida de otra manera y comenzarás a actuar. 

Estoy seguro que no has oído hablar nunca de la Ley de las Víctimas, ¿me equivoco? 

En el libro “The Millionaire Fastlane” de MJ Demarco, lo menciona y dice así: 

“Tú no puedes ser una víctima si tú no le cedes el poder a alguien capaz de hacerte una víctima”

 

Sigue sin hacer nada por ti y el precio que pagarás será muy alto. Desperdiciarás tu vida.

Seguro que si le preguntamos a una persona unas horas antes de morir de qué se arrepiente en su vida, ninguno dirá: “de no haber trabajado más duro” o “de no haber comido peor y haber hecho menos deporte, fumar más, tener menos amigos o 

De haber sido valiente y perseguir mis sueños, divertirme en el camino y amar mi entorno”  

 

Comienza a ser consciente y sobre todo RESPONSABLE de tu vida. Y tu vida cambiará. 

A los inconformistas como tú y como yo nos mueve algo más grande que nosotros mismos. 

Nos mueve las ganas de probar y hacer cosas nuevas siempre. De estar en continuo aprendizaje y superación. 

Nunca deberías hacer algo que no te divierta y te guste. Así de claro. 

 

Sigue haciendo lo mismo, quejándote de todo y sin mover un dedo y TE ASEGURO que el año que viene, dentro de cinco años y el resto de tu vida seguirás igual. 

CONCLUSIÓN:

Ningún mesías vendrá a salvarte.

Cambiar está en tu mano, deja de echar la culpa a nadie.

Y me dirás ya, pero es que no sé qué tengo que cambiar exactamente.  

Pues debo decirte que eso sólo lo averiguarás TÚ. Deja de leer tantos gurús y pagar cursos de miles de euros y prueba a sentarte a ESCUCHAR que pide tu cuerpo, que pide tu alma. Y HAZLO, no mires atrás. 

Tienes lo que te mereces a consecuencia de tus acciones: 

¿Te despidieron? Nadie te obligo a entrar a esa empresa. 

¿Te embargaron el coche? Nadie te obligo a entrar a ese préstamo. 

¿Te dejó tu pareja? Algo no habrás hecho del todo bien ¿no crees? 

Deja de hablar y pensar tanto y ponte a HACER. El mundo está lleno de soñadores, pero hay muy pocos ejecutores. 

Aprende a ser responsable, analiza y rectifica.

Vas a vivir una vez. Actúa antes de que lleguen los “ay!” Y los “madremías”. Deja de vivir para contentar a los demás aparentando algo que no eres. Antes de ayudar a nadie, tienes que estar bien tú. 

Empieza a quererte y a luchar por lo que TÚ quieres. Te aseguro que nadie vendrá a pagar la factura de tus quejas.

Me encantará aprender de cómo estás tú evitando hoy tus “ays” y “madremias” en los comentarios aquí abajo. 

No te cortes ;).


Y ni se te pase por la cabeza irte sin suscribirte al blog y enterarte de to´lo que cuenta este monigote cada domingo:

Facebooktwittergoogle_plusmail
Rating: 5.0/5. From 1 vote.
Please wait...

3 Replies to “El precio de que no hagas nada por cambiar tu vida”

  1. Tal cual capo

    Rating: 5.0/5. From 1 vote.
    Please wait...
  2. Pusilánime, en eso estamos la mayoría, si es que hasta la palabra es fea!!! Pero al menos en mi caso he pasado a la acción. Aún no se si por elección, o por obligación, ya iré averiguando… Mientras tanto intentaré seguir manejando mi timon, aunque sea el viento el que me lleve…

    No votes yet.
    Please wait...
    1. Gracias por el comentario!! 😛

      Al final, sea por lo que sea, obligación o elección, lo importante es que pasaste a la acción.

      HACER cosas siempre estará infinitamente mejor que no hacer nada por miedo a… Porque generalmente, lo que nos frena en la vida es el miedo.

      ¡Un saludo!

      No votes yet.
      Please wait...

Deja un comentario